12 abril 2016

Biodegradables para evitar plasticos

Con el objetivo de ofrecer alternativas amigables con el medio ambiente y promover la sustitución de productos elaborados con polímeros derivados del petróleo, profesores investigadores y estudiantes de posgrado de la unidad Querétaro del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), desarrollan proyectos de investigación enfocados en la utilización de materiales biodegradables utilizando procesos industriales que originalmente están dirigidos a la producción de plásticos.

El profesor investigador en el área de Materiales bio-orgánicos del Cinvestav, Fernando Martínez Bustos, informó que la idea fundamental de estos proyectos es la sustitución de plásticos derivados del petróleo que se utilizan cotidianamente por nuevos productos elaborados con materiales biodegradables accesibles, de bajo costo y que pueden reintegrarse al medio ambiente de una manera más rápida, como son almidones, cereales, fibras de caña de azúcar, salvado de trigo, maguey, cáñamo y raíces; con el objetivo primordial de reducir la generación de contaminantes y residuos tóxicos que afectan el medio ambiente.

“La ventaja de los productos biodegradables es que se integran al medio ambiente hasta como fertilizantes, porque se degradan fácilmente; tenemos platos hechos con fibra de trigo y almidón de maíz que pueden ser usados varias veces, incluso hasta se pueden lavar y reutilizarse. La diferencia está en que cuando llega a degradarse por el uso simplemente se puede romper y utilizarse en una composta como fertilizante”, afirmó.

Martínez Bustos señaló además que otra de las ventajas en el desarrollo de estos materiales es que se utilizan los mismos mecanismos y equipos que se usan en la industria de los plásticos, como son los procesos de extrusión-soplado e inyección-moldeo, con los que se fabrican desde bolsas de plástico, utensilios de cocina e incluso autopartes.

“Con esa misma infraestructura podemos fabricar bolsas biodegradables —que pueden reemplazar a las que se usan en los supermercados o tiendas departamentales—, platos, botellas, entre otros. En México se generan alrededor de 32 millones de toneladas de basura urbana por año, de las cuales siete por ciento, es decir, 2.24 millones, son plásticos como el polietileno, propileno, poliuretano y poliestireno, cuyos promedios de degradación varían de los 150 a los 500 años, lo que representa no solo un problema social sino hasta económico y de salud”, advirtió.

Menos contaminación

El profesor investigador de la unidad Querétaro del Cinvestav señaló que a pesar de que existen estrategias para disminuir la generación de contaminantes, como es el reciclado de algunos plásticos y papel, resultan insuficientes, pues destacó que las plantas de acopio y reciclaje solo se encuentran en las grandes ciudades.

Máxima 100.9, Morelia // Radio
  1. Máxima 100.9, Morelia // Radio
  2. Prueba // Radio